¡No a la pobreza por decreto! Del IPREM a la Renta Básica RBU.

Standard

¡Qué de siglas en una frase! direis, y no os falta razón. A veces las siglas son para abreviar, otras son para ocultar, otras son para parecer algo muy técnico de lo que no saben más que los expertos, algo bochornoso que es necesario tecnificar para que nadie se entere… En este caso, voy a tratar de profundizar en este tema para quienes no sabéis a qué me refiero porque os va a resultar de mucho interés para vuestra vida cotidiana.

IPREM es Indicador de Precios de Renta de Efectos Múltiples, que desglosadas las siglas tampoco dicen nada, a no ser que se sepa lo siguiente: en 2004 hubo un pacto para dejar a una parte de la población fuera de la economía, en una situación de pobreza por decreto, en beneficio de los votantes, que debían mantener un sistema económico basado en las cotizaciones del empleo, del que no se ha hablado suficientemente y que trataré de contar aquí.

A estas alturas ya sabemos que cuando utilizan racionalización económica en el BOE a alguien le joden seguro. Perdonad la ordinariez pero a veces no hay otro término que represente mejor lo que hicieron con una buena parte de los trabajadores con el Real Decreto-ley 3/2004 de 25 de junio para la racionalización de la regulación del salario mínimo interprofesional y el incremento de su cuantía. El Capitulo I se titulaba La Racionalización de la Regulación del salario mínimo interprofesional, y el artículo 1 Desvinculación del salario mínimo interprofesional de otros efectos distintos a los laborales, para en el artículo 2 crear el indicador público de renta de efectos múltiples.

En un preámbulo que no deja lugar a dudas, los sindicatos UGT y CCOO, vendieron a los trabajadores en situación de vulnerabilidad, en un momento, sacándoles del concepto trabajador. Como si un desempleado o una persona que trabajara como las personas que se dedican al hogar y a los cuidados, en su mayoría mujeres, pero que figuran como inactivas, no fueran trabajadores.

Es uno de los pocos textos legales que recoge en su fundamentación la obligación que supone para el Estado Español la firma de la Carta Social Europea del Consejo de Europa. Obligaba a una remuneración suficientte para satisfacer sus necesidades, en una aproximación a una cuantía mas cercana al 60 por ciento del salario medio de los trabajadores. Y digo obligaba porque en la misma frase habla de “recomendación” y “deben ser puestas en práctica con carácter inmediato”.

Así, en este momento, se establecía la cuantía de las necesidades de una persona con empleo desde el SALARIO MÍNIMO INTERPROFESIONAL en 490 euros al mes o en 6871 anuales o 16 euros al día, mientras que alguien sin empleo, su referencia sería el IPREM 460 al mes, 5526 anual y 15,35 día.

En el artículo 3 que refiere a los sistemas por desempleo ya comienza a hablar de las necesidades de los ángeles, aquellos que al contrario de los trabajadores que necesitan un mínimo de existencia material no necesitan tal, y así las cuantías de las rentas agrarias tienen referencias que van desde el 80 % del IPREM, y la Renta Activa de Inserción y el subsidio por desempleo no pasa del 80% del IPREM.

A fecha de hoy estas son las cifras de ambos índices de referencia:

Del año 2004 al 2017 el IPREM ha pasado de 460,50 al mes a 537,84 al mes.

Del año 2004 al 2017 el SMI ha pasado de 490 al mes a 707,60.

Es de notar que la subida fue de un 8% en el último año,mientras en los precedentes apenas alcanzaron el 0,5 en 2015 y el 1% en 2016. Fue en 2014 que el Comité Europeo de Derechos Sociales adverrtía de la vulneración de seis artículos sobre drechos laborales contenidos en la Carta Social Europea, entre otros, figuraba el del salario dicno para lograr un nivel de vida decente.

También la Marea Básica contra el paro y la precariedad por una Renta Básica Ya se hizo eco del informe del Comité Europeo de Derechos Sociales y en especial de lo referente al incumplimiento en materia de Rentas Mínimas y otros subsidios que establecía que eran insuficientes, y decidió hacer una campaña en contra del IPREM. El informe era rotundo. El umbral de pobreza debía ser la referencia para la protección económica de las familias fuera del sistema de seguridad social, es decir en su nivel no contributivo.

El umbral de pobreza es un indicador que publica EUROSTAT y que coincide con el 60% de la mediana de los ingresos. Los precarios y desempleados íbamos a defender en los juzgados el derecho que nos reconoce la Carta Social y que nadie iba a defender por nosotros. El vídeo “Soy pobre porque quiero”, de la colaboración de SolidariasTV, que anunciaba la campaña, se hizo viral y pronto tuvimos que hacer frente a través del crofunding a la financiación de folletos sobre el DERECHO A LA SUFICIENCIA DE RENTA en el que el dibujante Paco Garabato colaboró con el diseño de la portada. Los grupos que habíamos hecho la recogida de firmas para la ILP de Renta Básica que no llegó al congreso por no conseguir las suficientes, decidiamos así seguir impulsando ambas pretensiones recogidas en el texto: la fase de emergencia social con la suficiencia de las rentas condicionadas y la fase final de la Renta Básica Universal como pretensión.

Decidimos hacerlo porque en la defensa de la Renta Básica Universal la SUFICIENCIA era un concepto clave. ¿Cómo defender un derecho no reglado al que aspirábamos, dejando en la estacada de la insuficiencia a las personas que tenían YA el derecho a la suficiencia? No entendimos nunca los ataques de una parte de defensores de la Renta Básica que decían que la defensa de los derechos pudiera estar en contra de la idea de Renta Básica. ¿En qué mente cabía que los trabajadores no defendieran sus derechos laborales por la Renta Básica? Lo laboral y las rentas dignas no podían estar en confrontación. En un momento como el actual en el que de todos los frentes nos informan de la precarización del empleo y la falta de recursos para un cuarto de la población, una renta digna en la mayoría de los casos no depende de él. Una persona pasa de una situación de empleo a la desesperación de los subsidios insuficientes o del trabajo precario en menor tiempo del que pensaríamos. Todos son trabajadores, ¿qué sentido puede tener defender la mejora de derechos con la Renta Básica Universal, una economía para todas, cuando en las circunstancias actuales no defendíamos el derecho a la renta digna y suficiente?

De pronto la Campaña #CumpleCartaSocial tenía un primer éxito, los sindicatos mayoritarios conseguían a través de esta demanda en el parlamento la subida del Salario Mínimo Interprofesional, pero nuevamente volvían a vender a los trabajadores sin empleo y sueldo, con la ILP sindical de renta mínima, que nacía sin cumplir la Carta Social en ninguno de los aspectos que recogía el informe del Comité Europeo de Derechos Sociales exigibles a las Rentas Mínimas:

1. su cuantía se seguía refiriendo al IPREM y no al umbral de pobreza. No solo al IPREM sino a un porcentaje del IPREM que confería al 426 un número de maldición para las familias que debían vivir con ello.

2. Pedir tiempo de empadronamiento.

Si bien se mantenía el tiempo que duraba la necesidad, y no limitaba a los 25 años a los perceptores, por mejora con la mayor parte de las Rentas Mínimas de las Comunidades Autónomas, los condicionantes con la realización de actuaciones dirigidas a la inserción laboral o la mejora de la ocupabilidad, en la que rechazar una oferta de empleo, o participar en las acciones de promoción o formación o reconversión profesional que se ofrecieran pudiera ser causa de sanción, constituía en el marco actual de precariedad en el empleo un acicate a la pérdida de libertad en la libre elección de oficio, profesión y ocupación también recogido en la Carta Social.

Así se lo hicimos saber a parte de las integrantes de la Comisión que estudiaba la propuesta en una reunión de representantes de todos los territorios de la Marea Básica en el Congreso.

#NadiePorDebajoDel UmbralDePobreza fue el grito de la Marea Básica para reivindicar la suficiencia, sin renunciar a una petición de individualidad, incondicionalidad y universalidad.

Hoy la propia Unión Europea en las recomendaciones a los Estados sobre las rentas mínimas, y en particular al nuestro le plantean este requisito como primordial en el sistema de rentas mínimas, y además le exige adecuar al complejo sistema de protección, del que le pide una simplificación.

Nada de ello va a ser posible sin una decidida movilización, primero en los juzgados, para reclamar el derecho de la Carta Social Europea en grupos, tal cual recogemos en la propuesta de #ReclamaCartaSocial, con los impresos que se pueden descargar en la propia web de Marea Básica. Ni con gobiernos de cambio ni sin ellos hemos conseguido que la Carta Social se cumpla en materia de suficiencia, de continuidad y de seguridad para las personas que se encuentran sin empleo o con empleos precarios. La suma de denuncias individuales será necesaria mientras el Gobierrno no ratifique el Protocolo de Reclamaciones Colectivas, que es un procedimiento que abataría los costes de las denuncias en la administración, y que lo ha pedido recientemente la unamidad del Congreso en un pleno reciente.

Para quienes estéis interesados os recomiendo la ponencia de la semana pasada en el acto organizado con ATD Cuarto Mundo por parte de la Marea Básica de Carmen Salcedo Beltrán en el acto “¿Derechos Sociales los hermanos pequeños de los Derehos Humanos? “ por su carácter didáctico.

Segundo, en las calles, donde la Renta Básica Universal sea la propuesta de un nuevo marco de protección social, donde queden claramente protegidos otros derechos como el de la salud, la educación, la vivienda y los servicios sociales, tal y como recoge el llamamiento a la Marcha Básica de marzo. http://mareabasica.es/manifiesto-marcha-basica-contra-el-paro-y-la-precariedad/

En una semana de la última Asamblea Estatal de la Marea Básica ya notamos apoyos importantes en sumar a esta movilización que marcará un antes y un después en la reivindicación ciudadana de la Renta Básica Universal pero para que sea una realidad requerirá de toda nuestra imaginación para poder aportar lo que cada cual podamos a la movilización.

Sabemos que no todas las personas que apoyan podrán acudir a la marcha por impedimentos físicos, o de cuidado de familiares, pero todas aquellas que aún no pudiendo quieran apoyar verán muchas maneras de hacerlo posible, solo es cuestión de imaginar y poner en práctica. Todo, menos pensar que esto se soluciona dejando fuera de los derechos humanos a un cuarto de la población de nuestro país y muchos otros a nivel mundial.

RENTA BASICA YA.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s